top of page

Parto silencioso, vídeo de parto




Nacimiento de Roble, vídeo de un parto silencioso


La intensidad del parto suele hacernos gemir o gritar. Y otras veces, nos sorprende lo silenciosas que pueden llegar a ser ciertas mujeres. Todas las variantes son perfectas.


En este vídeo de parto, voluntariamente hemos decidido no añadir música. Porque el silencio y la quietud que arropan este momento son especialmente impactantes y auténticos.


Un parto sin gritos, sin explosiones, pero con mucha presencia, concentración y conexión de la mujer con su propio cuerpo y su bebé. Apenas una pocas palabras que retumban, como en el silencio de un templo sagrado.


Siempre procuramos ser discretas al acompañar partos, invisibles, susurramos, nos escondemos. Pero ante tanta tranquilidad, es más difícil aún pasar desapercibidas.


Para quienes hemos vivido estos minutos en los que nuestro bebé está en transición entre dos mundos, tenemos el recuerdo grabado en el cuerpo. Sabemos perfectamente la intensidad del momento. Y aunque muchos nos imaginamos la intensidad exuberante, aquí está la prueba de que no necesariamente.


Roble nace, en el agua. La cara de su madre cambia, pero el silencio se queda. Parece que hasta él quería prolongar al máximo este silencio mágico.


Se descubren, serenos. Sin necesidad de palabras. Una conexión silenciosa, indescriptible, pero claramente visible. Unidos incluso tras dejar de compartir cuerpo.



Clém, Marzo 2024

35 visualizaciones0 comentarios

Entradas relacionadas

Ver todo

Comments


bottom of page