top of page

Miedo en la voz, cuando la intensidad desborda



Cada parto lleva su tiempo, unos más... otros menos. A veces los partos son muy llevaderos, y a veces son increíblemente intensos. Tan intensos que se siente el miedo en el timbre de la voz de la mujer, como en este caso. Miedo a no ser capaz con lo que está por venir.


Pero sólo es cuestión de tiempo. En este momento del parto parecía que quedaba poco, se notaba esa sensación de "no puedo" en el ambiente, poco quedaba de dilatación. Sin embargo, esta bebé tardo en nacer aún ¡unas 18 horas! No es habitual, pero a veces pasa.

Nosotras a menudo nos guiamos por los sonidos de parto para saber en qué fase se está.


No nos gustan los tactos vaginales, nos parecen además de invasivos una forma imprecisa de medir. El parto no sigue un patrón en línea recta, el parto no es predecible. Pero sobre todo, el parto no debería ser encarcelado en límites inventados al servicio de un reloj.



Valle

26 visualizaciones0 comentarios

Entradas relacionadas

Ver todo

Comments


bottom of page