top of page

Encapsulado de placenta


Nos encargamos de procesar tu placenta para consumirla en capsulas


Descripción del servicio

Nosotras sabemos que cada placenta es un órgano único y extraordinario, y que su consumo en el postparto tiene unos beneficios fantásticos para tu recuperación física y emocional. La mejor manera de aprovecharte de sus propiedades es consumiéndola cruda. Pero esta opción no siempre resulta posible o apetecible e implica un consumo temprano en el postparto. Si no pudiste consumir tu placenta justo después del parto y la congelaste, o no te apetece consumirla toda en tan poco tiempo, existen otras opciones. El encapsulado de placenta es una de ellas y tiene varias ventajas: -una menor pérdida de sus beneficios que congelándola o cocinándola. -la posibilidad de prolongar su consumo en el tiempo. -un aspecto menos impactante si te resulta difícil la idea de consumirla cruda. Nosotras siempre ofrecemos gratuitamente esta opción (y otras) a las parejas que acompañamos en su parto en casa porque disponemos del material necesario para su proceso. Si planeas un parto en casa sin que te acompañemos, un parto hospitalario (piensa en solicitar que te entreguen tu placenta) o dispones de tu placenta congelada y deseas consumirla en capsulas, podemos ayudarte. Haznos llegar tu placenta fresca, congelada o deshidratada y la encapsularemos para que puedas beneficiarte de todas sus propiedades. Durante todo el proceso la trataremos con infinito respeto. No añadimos ningún ingrediente a tu placenta y utilizamos capsulas veganas. También podemos procesar tus membranas para que puedas beneficiarte de sus propiedades cicatrizantes. Si quieres consumir tu placenta deshidratada en capsulas, contáctanos.


bottom of page