Fotografía de parto

Mi experiencia personal

¿Qué influyó mi decisión? Una amiga que había dado a luz unos meses antes que yo, y a la que yo le había hecho las fotos del parto me dijo que se alegraba muchísimo de haberlas hecho. Lo dijo con tanta emoción y con un brillo especial en los ojos que me hizo pensar que con mi pasión tanto por la fotografía como por el parto, me arrepentiría si no me animaba. 

Y entonces vino muy claro a mi mente quien quería que hiciera esas fotos, por la tranquilidad que su presencia me transmitía, por la discreción que tiene tras la cámara y por la dulzura y belleza con la que hace las fotos, mi amiga Luna L. Gutierrez. Un tiempo después de estar presente en mis partos y en el nacimiento de Leo, empezó a dar forma a su proyecto, Regazo fotografía, con intención de plasmar embarazo, parto y postparto.

Nunca me arrepentí de habérselo pedido. Su presencia en el parto fue dulce y discreta, recuerdo abrir los ojos y verla un par de veces en todo el parto de Martín, no recuerdo ni siquiera cuando llegó en el parto de Mateo

Tarde varias semanas en ver las fotos, quería que en mi memoria calara mi punto de vista, mis recuerdos de lo vivido, pero cuando las vi me encantaron.

Para mi fue especialmente fácil, porque conocía bien a Luna y me sentía cómoda con ella, porque sabía que ella apoyaba el parto en casa, porque ya sabía cómo era su forma de hacer fotos la cual siento muy afín a mi, y porque para mi ver fotos de parto era algo hermoso y natural. 

Mi experiencia tras la cámara

Desde siempre me gustó la fotografía, observaba el encuadre, la luz, la profundidad de campo mucho antes de haber cogido una cámara en mis propias manos. En la adolescencia tuve mi primera cámara y dediqué una temporada a fotografiar lo que llamaba mi atención, sobretodo la fotografía de detalles y la de personas, su expresividad y su diversidad. 

La vida me fue llevando por otras prioridades, como la de formarme y trabajar como matrona, y durante un tiempo la cámara se quedó parada exceptuando alguna escapada ocasional. Pero cuando llegué de nuevo a España y empecé a acompañar partos en casa en 2013, los partos me parecieron algo tan hermoso y fugaz que empecé a ofrecer sacar alguna foto con las limitaciones de ser amateur y tener una cámara sencilla. 

Poco a poco me fui dando cuenta de que fotografiar partos respetados y no intervenidos era un acto de concienciación social. Era una forma de visibilizar una realidad diferente a los partos hospitalarios pintados de blanco, verde o azul, llenos de guantes y aparatos, de mujeres tumbadas dejando sus cuerpos en manos de otros. 

En las fotos que hago hay vivencia humana y social del parto, sin estar teñida de óptica médica, sin el tabú de visibilizar pezones o intimidad, o sangre, o intensidad, o placer.

¿A ti te gustaría tener fotos de tu parto?

En los países anglosajones hace unos años que se extendió y normalizó la fotografía de parto. En España, por ahora, no mucha gente piensa en hacerlas, y poca gente contrata a una fotógrafa/o para ello. Yo me encuentro en la situación aventajada de que ya voy a estar en esos partos como matrona, así que si la pareja lo quiere, hacer fotos es un extra. 

Hay mujeres a las que les apetece tener fotos de todo el parto, hay otras que sienten que la cámara les puede hacer sentir incómodas y optar por tener fotos sólo tras el momento del nacimiento, hay quien quiere hacer fotos y quien también quiere grabar vídeo.

 

Con el paso del tiempo he ido cogiéndole el gusto al vídeo, porque es capaz de captar la transición repentina que hay entre la expresión intensa de una contracción y la calma absoluta del espacio entre ellas. Me gusta el vídeo porque el sonido transmite mucho, porque plasma detalles como las expresiones, los gemidos, las caricias, la forma en la que nos movemos y las palabras que decimos en momentos tan especiales como son el parto y el nacimiento.

Si vas a tener una dilatación o un parto en casa con nosotras, dinos si te gustaría que llevara la cámara o si quieres que alguien venga para encargarse por completo de la fotografía. También si te apetece tener fotos de embarazo, postparto o lactancia, mi hermana, Marina, y mis amigas, Luna y Pili, hacen fotografías hermosas con una inclinación especial hacia la maternidad.

Si te apetece, puedes ver las fotos y vídeos que hacemos, porque cuando decides que quieres a alguien haciendo fotos en tu parto es importante que te guste su punto de vista.

Valle, Enero 2020

 

¿Tienes alguna duda?